Soltera de platino.

Hace más de un año que mi estado civil sigue siendo el mismo y aunque aparezcan o dejen de aparecer hombres en mi vida, hay una parte de mí que busca ese estado de soltería permanente. Que los abrazos por las noches están muy bien, pero las camas de matrimonio son mejores para individuas y las duchas en solitario provocan que el agua esté como tú quieres, ni muy caliente, ni demasiado fría.
Estáis en todo vuestro derecho a pensar: esta está mintiendo, ha tenido momentos de flaqueza y le gusta estar en pareja. Y yo estoy en todo mi derecho a decir que no os voy a mentir: me gusta estar en pareja, me gusta sentir las manos de ese alguien al otro lado de la cama, de unas manos que te buscan en la oscuridad, de una sonrisa entera, de todos los besos antes, durante y después de dormir. Me gusta estar moñas y que me colmen hasta estallar o tener esa afinidad tan impermeable con alguien. Claro que me ha gustado sentirme en casa sólo porque estoy con esa persona a mi lado. Ahora bien, si no os quiero mentir, también os digo que a cada día que pasa, más ganas tengo de estar soltera toda mi vida.

Películas Feministas II

¡Hola, hola! Hoy vengo con una entrada que tenía muchas ganas de dejar por aquí. Hace bastante que he vuelto a retomar la bonita manía de verme varias películas a la semana, y como me encanta y apasiona el cine que me hace sentir cosas nuevas y ver la vida un poquito diferente, os he traído seis películas protagonizadas por mujeres y que tratan historias que a mí me han hecho cambiar un poco, sonreír, llorar, dejarme hacer por lo que fuimos y por lo que queremos ser.